domingo, 27 de marzo de 2011

¡Sus rinconcitos!


Cuantas veces caminamos sin ver
sintiendo sólo que la vida nos acosa
y los ojos apenas adivinan los poderes del aire
 convirtiendo en salones cenicientos a nuestras pupilas
los cuales no logran observar  esos rinconcitos
donde corren la sangre del alma
de un lugar, de sus raíces, de su furia,
de sus huesos, de su pan.


Y no logramos descifrar que
así como nosotros tenemos un rinconcito
donde se anidan cada uno de nuestros sueños,
también la naturaleza tiene uno,
donde derrriba el invierno ardiendo sus frutos
 y desbordando su misteriosa existencia de vivir en silencio
que nosotros deberíamos poner más atención en mirar
-con el respeto debido-
 en su habitad ceremonial
donde como una luna florida ellos
 -sin colocar su celeste cerrojo-
 te muestran su delicia y dulzura.


Eso hoy en este post algo de ello te quiero demostrar. Así que a OBSERVAR  más los rinconcitos que ellos también te quieren brindar, donde un poema se logra imantar convertiéndola en poesía pura.

"...Y ya no volarán nunca las dos golondrinas de tus cejas
el viento mueve las velas como flores
yo sé que tu estás esperándome detrás de la lluvia
y eres más que tu delantal y tu libro de letras
eres una sorpresa perenne
dentro de la rosa del día".


"Las piedras no ofenden;nada
codician. Tan sólo piden
amor a todos, y piden
amor aún a la Nada.
Y si algunas de ellas se
van cabizbajas, o van
avergonzadas es que
algo de humano harán..."




"Tus dedos si que sabía peinarse como nadie lo hizo
mejor que los peluqueros de los transatlánticos
ah y tus sonrisas maravillosas sombrillas para el calor
tú que llevas prendido un cine para la mejilla
junto a ti mi deseo es un niño de leche".
Cuando tú me decías
la vida es derecha como un papel de cartas 
Y yo regaba la rosa de tu cabellera sobre tus hombros
por eso y por la magnolia de tu canto 
qué pena
la lluvia cae desigual como tu nombre".




"¡No puedes salir del jardín donde mi amor te ha encerrado!
Presa estás en mí.
Aunque rompas el vaso,
seguirá inmóvil la columna perfecta del agua
aunque no quieras siempre lucirás
esa corona de invisible rocío
que llevan todas las mujeres que un poeta amó..."



"Crece o muere el día, crece
o muere la luz, crece
y nunca muere la esperanza.
El amor es siempre el día que vendrá".


-¡Ay!-pensé-¡cuántas veces el genio
Así duerme en el fondo del alma
Y una voz como Lázaro, espera
Que le diga: "¡Levántate y anda".


"Por las montañas vas como viene la brisa
o la corriente brusca que baja la nieve
o bien tu cabellera palpitante confirma
los altos ornamentos del sol en la espesura".




"¿Quién eres tú? !Qué importa! 
A pesar de ti misma, 
hay en tus ojos una breve palabra 
enigmática. 
No quiero saberla. Me gustas 
mirándome de lado, escondida, asustada. 
Así puedo pensar que huyes de algo, 
de mí o de ti, de nada, 
de esas tentaciones que dicen que persiguen 
a la mujer casada".





"Quizá en la muerte para siempre seremos, 
cuando el polvo sea polvo, 
esa indescifrable raíz, 
de la cual para siempre crecerá, 
ecuánime o atroz, 
nuestro solitario cielo o infierno".





"Despierta, tiemblo al mirarte;
Dormida, me atrevo a verte;
Por eso, alma de mi alma, 
Yo velo mientras tú duermes.
Despierta, ríes y, al reír, tus labios
Inquietos me parecen
Relámpagos de grana que serpean
Sobre un cielo de nieve."




"Mi padre duerme. Su semblante augusto
figura un apacible corazón;
está ahora tan dulce...
si hay algo en él de amargo, seré yo.
(...)
Hay soledad en el hogar sin bulla,
sin noticias, sin verde, sin niñez.
Y si hay algo quebrado en esta tarde,
y que baja viejos caminos blancos curvos.
Por ellos va mi corazón a pie".




"Hay tardes 
que tienen golondrinas rojas
sobre el mar,
y tardes en que aves ojerosas
picotean colgajos de tardes
que creíamos que jamás iban a morir".




"En tu ventana 
cuelgan enredaderas de los volantes de los automóviles
y los expendedores disminuyen el precio de sus mercancías
déjame que bese tu voz
tu voz
que canta en todas las ramas de la mañana".






"Las calles están desiertas 
y en los fondos se adivinan, 
corazones andaluces 
buscando viejas espinas. 

¡Niñas, 
corred las cortinas!".





"No te amo como si fueras rosa de sal, topacio
o flecha de claveles que propagan fuego:
te amo como se aman ciertas cosas oscuras,
secretamente,entre la sombra y el alma.
Te amo como la planta que no florece y lleva 
dentro de si, escondida, la luz de aquellas flores,
y gracias a tu amor vive oscuro en mi cuerpo
el apretado aroma que ascendió de la tierra".





"He dormido todo
un año,
o tal vez he muerto
sólo un tiempo,
no lo sé.
Pero sé que un año
he estado ausente,
sé que un año he
descansado,
sé que en ese tiempo
las moras y las frutas
secaban sus raíces
triturándolas
de sabor y regocijo.
Yo descansé
en la sierra,
y felizmente mi
corazón no se secó".



Fotos: Mus Araña


¡¡¡ POR ESTO Y MÁS AMO LA NATURALEZA !!!

2 comentarios:

ß!-∂υςςι нєиєѕт-αℓfα™ dijo...

Wow!!!!!!!!!

También amo la naturaleza! y esas imagenes son maravillosas ñ.ñ


Bexos linda :)

Magita dijo...

paz...

(por un momento me confundí entre los pie de fotos, pensé que eran tus escritos, luego entendí que eran remembranzas)

Hasta una piedra tiene razón de existencia.