lunes, 3 de enero de 2011

Carta a la escribidora (4)





Escribidora:
El primer día de éste año te vi , sabía que eras tú cuando por inercia me quedé observando una gaviota que pasó revoloteando por mi cabeza y fue como si me abrazara con sus alas eternizando el momento, anidándose en mi pecho y ...¡supe que eras tú! porque me llevaste de nuevo a mundos de ausencia, si esos de color azul donde no hay muros ni puertas donde las cosas que sólo tú tocas se vuelven tan sencillas.¿Que ha pasado? me preguntó la flor que me dió la vida y tuve que regresar a los cielos palpables y a ser testigo de las tantas miradas que se observa en los caminos pero tú como un susurro ligero y tierno te quedaste en mi oído para acompañarme en todo el viaje de olas, arena, sol prepotente y personas, es que tú me conoces y sabes que necesito abrazar nuestros versos para que mi corazón no deje de palpitar a cada momento. ¡Gracias por tu visita escribidora! esperaré un próximo reencuentro ¿ésta vez que forma tendrás? No no me respondas ni siquiera me des alguna pista, sabes que primero prefiero sentirte y saber que llegaste sin previo aviso.

Dos gotas de lluvia me han acompañado en una noche y en un día y he conservado sus miradas. La del día es más sencillo describirla pues ambos saboreamos la misma miel, sembramos con las manos, cazámos luciérnagas en la noche y desmayamos en flores que no se comparan. Él siempre se ubica en el margen de mis ojos adormilandonos ambos en músicas escondidas ¡es que así ambos nos entendemos! ¡es que así son nuestros reencuentros!; nosotros siempre respiramos lentamente aunque yo soy la más rebelde de los dos cuando le digo que una piel se toca en las mañanas y que debe soñar despierto para así no dejar profundos huecos de  angustia, temor, duda o soledad.  Espero que algún día no sólo guarde lo que le digo debajo de su almohada sino que las dibuje en sus manos y en su boca y que deje de lado el anidarlas únicamente en sus pensamientos.
La de la noche es más complicada de explicarla pero intentaré al menos delinearla. El no vive en párpados cerrados sólo vive en ojos abiertos, me es difícil explicarme como es que ha tomado la forma de una gota de lluvia sabiendo yo que él no conoce el idioma de poder ver "con los ojos sin estar éstos abiertos" pero ahí esta en forma de gota de lluvia que borra instantes, que aún crea jardínes de flores o quizás de velas, que besa tiernamente mi oído y que se pierde en un suspiro. ¿Tú crees que puedas volar cerca a él y enseñarle a entender nuestro idioma? No mejor no, creo que prefiero que no lo entienda ¡es lo mejor! quizás con el tiempo el siga con su fantasía y yo con la mía- aunque él sin entenderlo siempre se mete en la mía palpando y perfumando mis versos . A veces creo que en mi vida sólo ha aparecido para eso cuando lo siento tan dispar a mi estatura y otras veces, a pesar de eso, siento que no.
Son dos encuentros con dos personas tan distintas pero eso no interesa si ambas detienen mis pestañas cuando los veo en la cajita de cristal donde he guardado sus miradas. Dándome una de ellas una gran amistad y la otra una nueva ficción.

Escribidora demoraré en poder verte en la ciudad húmeda pues los días acá se multiplicarán. Tome ésa decisión a pesar de las muchas dudas ¡me costó! por eso mismo decidí hacerlo. Quize salirme de los planes y dejar de lado los miedos, además no hay problema alguno que mi vida profesional no será perjudicada así que decidí hacer algo por mí sin pensar en ellos, aunque sí en él en "ése" al que más le hago caso cuando se desliza su piel en mi corazón y vivo lo que siento: el amor.


Tuya soy hasta que el lucero de una noche me llame a su encuentro.
Karla

2 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Feliz 2011
Escribidora!!!

:)

Mus araña dijo...

¡Le mandarè tus saludos!, sè que ella tambièn te desea lo mejor.
Cuidate Jorge.