jueves, 2 de diciembre de 2010

Musaraña...Mus araña

                                                Henri Cartier




 Yo soy un río 
    un río 
    un río 
    cristalino en la 
    mañana. 
    A veces soy 
    tierno y 
    bondadoso. Me 
    deslizo suavemente 
    por los valles fértiles, 
    doy de beber miles de veces 
    al ganado, a la gente dócil...
Yo soy el río.
    Pero a veces soy
    bravo
    y
    fuerte
    pero a veces
    no respeto ni a
    la vida ni a la
    muerte. 
.....
                          Javier Heraud



Una vez me dijiste que dejara de mirar a las musarañas ¡y casi te hago caso!, decías que era una enorme araña que me envenenaba de los pies a la cabeza mientras se desplazaba ondulante entre nosotros y así le iba quitando cerebro a la vida. ¡Nunca te dije que lo haría! aunque por dentro si iba a hacerlo, había decidido secarle la vida a las musarañas ahora sé que si hubiera hecho eso jamás me lo perdonaría. Ellas no son un raro espejismo, no pasan la vida por orquestas de temporadas, ellas sólo se arrojan conmigo en mi baúl donde danzamos vestidas de azul cielo, de azul cielo y azul mar.
Sería utópico pensar que algún día las exterminaré ¡No lo hice, ni lo haré! porque yo así lleve a cuestas al sol, luna, lluvia, estrellas y sean todas éstas multicolores, golpearé la luz de mi mundo en el que miro a las musarañas y es ahí, es ahí el único lugar donde me enamoro de las palabras no por lo que dicen o intentan decir sino de sus sonidos, me enamoro de las palabras porque son dichas por las personas que forman parte de mi mundo en el que el reloj muere y el tic tac son avecillas que van directo a tu pecho mientras yo con anestesia profunda e imperceptible a miscroscopios me convierto junto y con ellos en  mus arañas.

1 comentario:

Martínez dijo...

buen texto, ...la musa-arácnida o la musa-araña... creo qe también es el nombre de un poemario inédito de una amiga, pero eso no tiene nada q ver con tu buen texto.
suerte.

john